El destino merece la pena

Hay problemas, sí, pero también hay soluciones.

Sobre los primeros, determinados actos que realizamos, consciente o inconscientemente, pueden agrandar o minimizar sus efectos.
Centrémonos en un acto que hacemos muy a menudo: comprar.

Te proponemos que nos acompañes en un viaje que estamos a punto de iniciar, en el que, mientras avanzamos o, más bien, compramos, vamos pensando y aplicando soluciones que nos irán acercando a nuestro destino: un lugar con menos problemas.

Ejemplos:
Cambio climático: trabajar con empresas y productos que reduzcan la emisión de gases que dañen la capa de ozono.
Tráfico de niños y explotación infantil: más del 50 % del cacao se cultiva en Costa de Marfil y Ghana, allí las mafias trafican con niños para venderlos a los terratenientes y que trabajen como esclavos en sus plantaciones. La solución pasa por evitar el consumo de productos elaborados de cacao sin una información clara de su procedencia. La situación es similar en los sectores del café, del azúcar o del algodón (solo cambia la zona geográfica).
Demasiado plástico: imágenes de islas de plásticos es una muestra de este problema. Buscaremos productos con el mínimo uso de este material.
Demasiada basura: potenciaremos el consumo de productos reciclados y reciclables.
Desequilibrio económico y social: cada vez los recursos económicos se acumulan en menos manos, aumentando los abusos y las injusticias. La solución es potenciar el consumo de empresas que dignifican y valoran adecuadamente el trabajo de cada persona y que no tienen diferencias salariales escandalosas dentro de su organización. Además escaparemos de aquellas empresas que concentran una gran cantidad de cuota de mercado.
Contaminación atmosférica y del agua: trabajar con empresas que intentan minimizar la primera y nunca con las que contaminan ríos y mares.
Productos tóxicos: se siguen comercializando productos que no son nada sanos para nuestra salud o que en su proceso participan sustancias dañinas. Nos posicionamos a favor de los productos naturales y sanos, frente a los sintéticos y sospechosos. Primero, la seguridad y la salud de las personas.

Viajaremos y compraremos juntos, conociendo muchos lugares, empresas y productos muy, muy interesantes.
Si a ti también te apetece hacer este viaje, saca tu billete, nos permitirá mantenernos en contacto y compartir las vivencias.


El billete supone:
1. Estar preocupado, lo sentimos, esto no vamos a poder eliminarlo, eso sí, una preocupación en el sentido de tener inquietud por lo que se consume y por sus consecuencias.
2. Ser activo (no limitarse a mirar el paisaje), así cada uno maneja mejor sus decisiones y no serán otros quienes lleven el control. Productores, intermediarios y consumidores, nos necesitamos, y tenemos que trabajar juntos si queremos llegar a un bonito destino.
3. Mantener una comunicación fluida con el resto de compañeros de viaje.
4. Preferencia en lanzamientos y ofertas de productos y servicios.
5. Realizar un consumo mínimo al mes.
6. Acceder a producciones, en algunos artículos, muy pequeñas, con ediciones únicas, e incluso hechas a medida.


Solo nos queda desearos:


¡¡Buen viaje!!

 

Contacta con tu agencia de viajes: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.